Alergias o intolerancias alimentaria

Intolerancias alimentarias en Córdoba

Conocer la diferencia entre “Intolerancia alimentaria”, “Alergia Alimentaria”

Hablamos de intolerancia alimentaria cuando la persona es incapaz de consumir ciertos alimentos o nutrientes sin sufrir efectos adversos sobre la salud. La intolerancia alimentaria es una forma de reacción adversa a un alimento o a un aditivo alimentario en cuya reacción no existe o no se ha demostrado, a diferencia de la alergia alimentaria, un mecanismo de base inmunológica. Contar con un especialista para aplicar el mejor tratamiento para resolver intolerancias alimentarias es clave para una vida saludable.

Hablamos de alergia alimentaria en Córdoba cuando la persona sufre una serie de reacciones adversas a alimentos, debidas a su ingestión, contacto o inhalación, y de patogenia inmunitaria comprobada. Solo se produce en algunos individuos, puede ocurrir después de la toma de muy pequeñas cantidades del alimento y no se relaciona con ningún efecto fisiológico o fisiopatológico propios del mismo.

Alergias e intolerancias alimentarias en adultos

Síntomas de las alergias alimentarias

Los primeros síntomas suelen aparecer en las dos horas posteriores a la ingesta del alimento. Entre los signos claves están la urticaria, una voz ronca y las sibilancias. Otros síntomas son el dolor abdominal, diarrea, picor en la boca, la garganta, los ojos, la piel u otra área, dificultad para deglutir, mareo, desmayo, náuseas, congestión nasal, hinchazón de los párpados, de la cara, de los labios y de la lengua, rinorrea, vómitos, cólicos y dificultad para respirar. Entre los síntomas de alergia bucal destacan el picor en los labios, la lengua y la garganta y la hinchazón de los labios en determinados casos. Realizamos pruebas de intolerancias alimentarias en Córdoba.

Test de intolerancias alimentarias en Córdoba Capital

Síntomas de intolerancias alimentarias

Se clasifican en:

-Procesos dermatológicos (16%): Acné, eczema, psoriais, rashes, urticaria, picor.

-Molestias Neurológicas: (10%): Dolor de cabeza, migraña, mareo, vértigo.

-Molestias respiratorias: (10%): Asma, rinitis, dificultad respiratoria.

Tipos de intolerancias alimentarias que tratamos en consulta:

La lactosa es el azúcar de la leche (formado por glucosa y galactosa). La intolerancia a lactosa se produce cuando el organismo deja de producir lactasa (encima responsable de digerir la lactosa en el inestino). Como consecuencia el azúcar de la leche no se puede digerir y provoca en el paciente síntomas digestivos. Si no se digiere la lactosa, ésta se acumula en el intestino y es descompuesta por las bacterias intestinales provocando síntomas que afectan al tracto gastrointestinal. Las molestias más habituales son gases, malas digestiones, ruidos intestinales, heces malolientes, hinchazón abdominal, vómitos, dolor tipo cólico, etc.

También pueden aparecer síntomas no digestivos como cansancio, dolor articular, problemas de piel, dolor de cabeza, insomnio, nerviosismo, etc.

Hay personas que tienen un déficit de lactosa permanente y otras no, a veces una intoxicación alimentaria, un tratamiento con medicamentos como antibióticos, o el estrés pueden provocar un problema con la lactosa que remite al poco tiempo.

La fructosa es el azúcar de la fruta, un monosacárido que aparece libre y natural en frutas, verduras, cereales, remolacha, caña de azúcar y miel.

Algunas bebidas, jarabes, siropes y zumos también contienen fructosa, y hasta hace poco, también se utilizaba como sustituto del azúcar en las personas diabéticas.

Sus Síntomas son dolor abdominal, gases, cólicos intestinales, ruidos abdominales, diarreas líquidas o mucosas alternadas con estreñimiento.

Además de otros síntomas más generales como cansancio, nerviosismo, cambios de humor, etc. La mala absorción de la fructosa puede ser primaria, de origen genético y para toda la vida, o secundaria provocada por el daño a la mucosa del intestino delgado (celiaquía, enfermedad de Crohn, tratamientos con medicamentos, infecciones intestinales, etc.) que no suele ser permanente y desaparece cuando se regenera la mucosa intestinal.

El sorbitol es un tipo de azúcar que se encuentra de forma natural en el grupo de  las frutas pero en algunas de ellas en mayor concentración.

Si sufres intolerancia al sorbitol, su consumo estará más o menos limitado según el grado de intolerancia que exista.

Existen dos tipos de intolerancia al sorbitol:

  • Intolerancia primaria: se produce por un déficit de la enzima transportadora del sorbitol, la GLUT5. Se cree que existe un factor genético y que por tanto va desarrollándose a lo largo de la vida.
  • Intolerancia secundaria: no hay una influencia genética sino que se produce como consecuencia de una enfermedad intestinal (gastroenteritis, enfermedad inflamatoria intestinal, celiaquía…) que daña el borde del cepillo de la mucosa intestinal de forma transitoria o permanente. Las células de la mucosa intestinal cuentan con este borde en forma de cepillo para tener mayor superficie de absorción. El tiempo transcurrido entre la ingesta de alimentos con sorbitol y la aparición de síntomas es variable, desde 30 minutos hasta incluso 3-4 horas ya que hay factores, como el momento en que se consume o determinadas enfermedades, que influyen. Entre los síntomas que pueden aparecer está el
    dolor y distensión abdominal, gases, movimientos y ruidos intestinales, y/o
    diarrea. En algunos casos también puede darse nauseas, vómitos y cefaleas.

Se trata de una reacción exagerada del sistema inmunológico ante una o más proteínas que contiene la leche de vaca. La proteína de la leche de vaca suele ser uno de los primeros alimentos complementarios introducidos en la alimentación del lactante y se suele consumir durante toda la infancia como parte de una dieta equilibrada.

La alergia a la proteína de la leche de la vaca (APLV) es una alergia alimentaria, lo que significa que el sistema inmunitario reacciona de forma exagerada ante una o más proteínas presentes en la leche de vaca.

Las reacciones alérgicas pueden afectar a diferentes zonas del cuerpo; sin embargo, es más probable que aparezcan en la piel, en la zona del abdomen, y pueden afectar al aparato digestivo, al aparato respiratorio o a ambos.

No se trata de una alergia ni intolerancia alimentaria pero se engloba dentro de este grupo debido a que la prueba diagnóstica es la misma.

Nuestra microbiota puede sufrir alteraciones que afecten a su diversidad y/o a la cantidad de microorganismos que la forman iniciándose un proceso patológico denominado sobrecrecimiento bacteriano o SIBO.

Hasta dónde conocemos, existen 3 clases de SIBO:

  1. De Hidrogeno. Se da cuando principalmente proliferación
    excesiva de bacterias.
  2. De Metano. Ocurre cuando se da sobrecrecimiento de archeas
    metanogénicas.
  3. De Sulfato. Este tipo de SIBO aún está en líneas de investigación.

Los síntomas más comunes son: Distensión abdominal, Hinchazón (frecuentemente el vientre recuerda a la barriga de una embarazada), Dolor abdominal, Flatulencia, Meteorismo, Eructos, Acidez, Alteraciones del tránsito intestinal: Estreñimiento o descomposición (en función de los microorganismos presentes en el intestino delgado). Incluso esteatorrea.

En cualquiera de las anteriores patologías se hará una adaptación de la alimentación (usando siempre como base nuestra Alimentación Mediterránea) según las necesidades del paciente (para ello realizaremos una medición mediante bioimpedancia para medir el % grasa, masa muscular, agua, proteínas y minerales).

En todo momento el objetivo será mejorar la salud del paciente.

C. D. C.
C. D. C.
2023-12-14
Fui para adquirir hábitos saludables (he pasado por un TCA) y tratarme de SIBO y estoy contentísima!!!! Me ha ayudado mucho a tener una rutina y variar mi dieta, me siento con más fuerzas. Además el seguimiento del SIBO es excelente. Sin duda la recomiendo!
Cristina García Dla Cruz Sampedro
Cristina García Dla Cruz Sampedro
2023-12-13
Llevo dos meses con ella y estoy muy contenta. Te escucha y te guía. Además te motiva. Aún me queda camino pero sé que voy por el correcto
Rafa Prieto (#SINLIMITES)
Rafa Prieto (#SINLIMITES)
2023-12-12
Muy recomendable y mejor profesional. En 3 meses conseguir aprender a comer sano, bien y quitarme esos kilos de más. 10 kilos en 3 meses y sin tomar nada raro, solo aprendiendo a comer bien y no pasando hambre. Gracias por tu gran trabajo Ángela.
Silvia ML
Silvia ML
2023-12-12
Una chica muy atenta y profesional, la recomiendo completamente.
Mónica Rodríguez González
Mónica Rodríguez González
2023-11-17
Ángela es encantadora y una excelente profesional. Prepara menús orientativos que ayudan a crear un hábito saludable y perder peso.
Fátima López
Fátima López
2023-11-15
Ángela es una estupenda profesional: es muy atenta y tiene un conocimiento altísimo sobre nutrición. Llevo dos semanas con ella, y, sin duda, ha sido uno de los descubrimientos de este año. Como sano, me siento con energía y, además, estoy más cerca de conseguir mis objetivos. Un 10.
Sandra Ginés Montes
Sandra Ginés Montes
2023-11-14
Es atenta, recuerda tu paso, estado de ánimo y pequeños detalles aunque lldve tiempo sin tenerte en consulta. Tiene un amplio conocimiento y te trata de forma cercana y que te hace sentir que puede ser sencillo. 💪💪
Paqui Crespo Coca
Paqui Crespo Coca
2023-11-11
Angela es estupenda me está enseñando a comer sano. Graciasss
Zenaida Arencibia
Zenaida Arencibia
2023-10-20
Para empezar, destacar su calidad humana, una persona 10. Los menús muy muy variados y apetecibles, comer sano así da gusto y te hace cambiar el chip de malos hábitos en 0,1.